Leemos Parashat Tazria – Vaikrá (Levítico 12 – 13) Maftir Especial: Shemot (Éxodo) 12:1-20 Haftará: Iejezkel (Ezequiel) 45:16-46:18 Encendido de Velas: Viernes 18:33 horas....

Leemos Parashat Tazria – Vaikrá (Levítico 12 – 13)

Maftir Especial: Shemot (Éxodo) 12:1-20

Haftará: Iejezkel (Ezequiel) 45:16-46:18

Encendido de Velas: Viernes 18:33 horas.

Finalización de Shabat: Sábado 19:31 horas.

PARASHAT TAZRIA – SHABAT HAJODESH – MEBARJIM

La cuarta de las cuatro secciones especiales llamadas ‘Arba Parashiot’.

El Shabat que precede al mes de Nisán es Shabat Hajodesh. Nuevamente se utilizan dos rollos de la Torá. Del primero leemos la parte de la semana, y del segundo, Éxodo 12:1-20. La Haftará es Ezequiel 45:16-46:18, que describe las ofrendas que se debían traer el primero de Nisán, Pésaj, y para otras festividades en el futuro Templo. Este Shabat celebra la llegada del mes de Nisán, durante el cual sucedió la liberación de los hijos de Israel.

El Maftir especial de esta semana comienza de la siguiente manera: “Dijo Adonai a Moshé y a Aaron en la tierra de Egipto diciendo: Este mes es para vosotros el comienzo de los meses: Primero es, para vosotros, de los meses del año.” (Shemot 12:1-2).

Dice el sabio medieval Abarbanel que la Torá no viene con este versículo a establecer las bases del calendario hebraico sino a pedir -en nombre de Dios- que, con el fin de recordar la liberación de Egipto, se conceda la primacía a este mes, que habrá de ser el primero de todos los meses del año, y a partir del mismo habrán de contar los meses, a saber: segundo, tercero, etc. Esa es la esencia de esta mitzvá – precepto, que viene a ser la primera que recibe el pueblo de Israel corno pueblo (basado en el Jumash del Rab Edery).

De ahora en adelante el tiempo pasa a nuestras manos. Tenemos una nueva responsabilidad, ser artífices de nuestro propio destino y tiempo. Tomar el tiempo en nuestras manos, intentando dotar de significado nuestros días, aceptando que de nosotros depende la capacidad de celebración. Así están en nuestras manos los deberes religiosos de consagrar Shabat, el comienzo de los meses (Rosh Jodesh), el comienzo de los años (Rosh HaShaná) y más.

De nosotros depende qué hacemos y qué dejamos de hacer. Liberarnos de nuestros “Egiptos” o seguir esclavizados.

De ahí, es que nos amparamos en nuestra tradición milenaria y una vez más pedimos la bendición de lograr ser libres.

¡SHABAT SHALOM UMEVORAJ!

Mario