Mg.Lic.Daniel Levin La festividad de Pesaj comienza el 15 del mes de Nisan del calendario hebreo. Su duración es de 7 días en...

 

Mg.Lic.Daniel Levin

La festividad de Pesaj comienza el 15 del mes de Nisan del calendario hebreo. Su duración es de 7 días en Israel, y de ocho días en la diáspora (en el resto del mundo). Los principales días festivos son los dos primeros, en cuyas noches corresponden la celebración del denominado “Seder”, y los dos últimos, cierran la festividad. Los días intermedios se los denominan “Jol Hamoed”.

 

Históricamente nos recuerda la salida y la liberación de la esclavitud de Egipto guiados por Moisés, profeta y líder del pueblo. Esto ocurrió aproximadamente hace unos 3.300 años, siendo este acontecimiento la génesis de la formación del pueblo judío.

 

La palabra Pesaj surge a raíz del suceso acontecido durante la última de las plagas en Egipto. Figura en el Pentateuco que Ds salteó [Pasáj] las casas de los hijos de Israel durante la plaga de los primogénitos.

 

La festividad de Pesaj contiene otras denominaciones: “Jag Aviv”, ya que coincide con el inicio de la primavera en la tierra de Israel. “Jag Hamatzot”, dada la costumbre implantada de consumir “Matzá” durante estos días, recordando cuando en los momentos previos a la salida de Egipto, no habían tenido tiempo de dejar leudar la masa. “Zmán Jeruteinu”, celebrando la liberación y redención del pueblo de Israel.

 

La tradición nos marca la costumbre de llevar a cabo un “Seder”, esto es, un orden de lecturas y rituales que se intercalan durante la cena festiva. El “Seder” se lleva a cabo a través de la lectura de un libro denominado “Hagadá”, narración. Allí se encuentran escritas diversas bendiciones, relatos de los hechos acaecidos, Salmos y plegarias que enaltecen al Creador. Su lectura y participación otorgan profundidad y significado a la celebración.

 

“Lo peor de la esclavitud de Egipto no fue solamente el sufrimiento padecido, sino que además se habían acostumbrado a ello”. 

El “Seder” está principalmente basado sobre el versículo bíblico “Y le transmitirás a tus hijos”, manteniendo viva la memoria y fortaleciendo el compromiso con los valores más elevados del ser humano como son el respeto y el derecho a la libertad.

 

Una de las oraciones clásicas iniciales expresadas en la “Hagadá” suele comenzar preguntandoMá Nishtaná halaila hazé”, qué hay de diferente esta noche de las demás noches. Este texto que consta de cuatro preguntas, los chicos, quienes son verdaderamente nuestro futuro, nos preguntan a nosotros adultos, a nosotros sociedad, ¿qué va a haber de nuevo esta noche? ¿Qué movimiento particular vamos a llevar a cabo esta noche, a diferencia de lo ya realizado anteriormente? ¿Cuál será nuestro compromiso con la vida?

 

Hoy día tenemos mucho por recorrer, pensar, reflexionar, compartir.  Los textos sagrados nos ofrecen un diálogo. Nuestros antepasados soñaron continuidad, armonía y paz. El diálogo es verdaderamente posible, siempre.

Nosotros somos los verdaderos garantes de que ese deseo sea posible.

 

Jag HaPesaj Casher veSameaj

Que sean días de celebración y de reencuentros