Parashat VAISHLAJ Parashat VAISHLAJ
B”H Shabat: Viernes  1° de Diciembre, 2017 – 14 de Kislev, 5778 Encendido de velas de Shabat: 19:37 Hs. Finalización del Shabat: 20:40 Hs.... Parashat VAISHLAJ

B”H

Shabat: Viernes  1° de Diciembre, 2017 – 14 de Kislev, 5778

Encendido de velas de Shabat: 19:37 Hs.

Finalización del Shabat: 20:40 Hs.

Lectura semanal de Torá: Parashat VAISHLAJ

Cena sabática organizada en conjunto con el Dpto.de Cultura: Viernes 1°, después del K.Shabat

COMIENZO DE LA FESTIVIDAD DE JANUCA: Martes 12 al anochecer

Si deseas comunicarte por mail, ya sea para acercar alguna inquietud, consulta o bien hablar personalmente, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

“Nuestras plegarias son respondidas no cuando nos es otorgado lo que pedimos, sino cuando se nos desafía a ser lo que podemos ser” Morris Adler

El artículo de la semana:

La guía de los Perplejos-El libro de Maimónides: https://sefaraditorah.wordpress.com/2010/11/28/guia-de-los-perplejos-maimonides-libro-completo/

Mantengámonos informado:

http://www.radiojai.com.ar/online/

http://www.itongadol.com.ar/index.html

Materiales sobre Shoah (Holocausto)

Página web de Yad Vashem: http://www.yadvashem.org/yv/es/

Página web de Interpelados: http://shoa-interpelados.amia.org.ar/

Sección de lectura semanal de la Torá: Parashat Vaishlaj

Esta parashá contiene las siguientes temáticas:

  1. Luego de veinte años de haber salido de su tierra, Iaacov emprende el viaje de regreso a ella, junto a su familia. Al desconocer si su hermano Esav aún guarda rencor hacia él, manda mensajeros para iniciar una reconciliación. Estos le informan que Esav avanza a su encuentro con 400 hombres armados. Con gran temor por la seguridad de su familia, Iaacov toma varias precauciones estratégicas: separa a los campamentos en previsión de una guerra, reza a Ds para que lo salve de su hermano y envía a Esav regalos para apaciguarlo.
  2. Esa misma noche, Iaacov tiene una ensoñación donde lucha con un estilo de enviado divino (en hebreo figura la palabra “ish”, saliendo vencedor aunque, según el texto, herido en el tendón de su pierna (de ahi la prohibición para el pueblo judío de comer el nervio ciático del animal). El enviado divino vencido le anuncia que su nombre será ahora Israel, que significa: ‘el que venció tanto al hombre (en alusión a Labán), como al enviado divino (en algunos textos lo traducen que ha peleado con Ds), vale decir a lo humano y a lo sobrenatural’.
  3. Posteriormente sale Iaacov con su familia al reencuentro de Esav inclinándose ante su hermano. Esav se conmueve y se reconcilian. Luego ambos toman distintos caminos. Iaacov se dirige a Shjem en donde adquiere tierras y levanta su tienda. También erige un altar en reconocimiento a Ds.
  4. Un episodio doloroso sucede cuando el príncipe cananeo Shejem, rapta y viola a su hija Dina y luego sus otros hijos atacan a los hombres de ese pueblo por ser cómplices en el acto de deshonra de su hermana.

Ds ordena a Iaacov a que vaya a Bet-El y erija un altar. Allí muere Debora, la nodriza de Rivka y es enterrada. 5. En medio del viaje, Raquel da a luz a Biniamin, segundo hijo, futuro padre de la duodécima tribu de Israel, y muere en el parto, siendo enterrada en el camino, en Bet Lejem. Iaacov construye un monumento sobre su tumba que se mantiene hasta nuestros días.

  1. Finalmente el patriarca se dirige a Hebrón donde se reune con su padre. Itzjak fallece a la edad de ciento ochenta años y sus hijos Iaacov y Esav se encuentran en su entierro. Esav con toda su familia se ubica en el monte Seir en Edom.

Reflexionando con los nuestros

“Iesh li rav, iesh li hakol”

Iaacov y Esav -su mellizo- se reencuentran luego de veinte años de incertidumbres, de enojos petrificados, de replanteos sobre lo acontecido en aquella vieja oportunidad (ante el engaño que hubo ante su padre por la bendición de primogenitura). Probablemente ambos hayan quedado con resentimientos, quizás uno más que el otro. El miedo, el odio y la culpa habrán sido aliados eternos.

Llegó el momento del reencuentro, casual, esperado, aunque no sin un enorme interrogante: ¿Cómo reaccionará al verme? ¿Cómo debo proceder ante él?

Puede confundirse… ¿Quién ha sido el más responsable de tan largo distanciamiento? ¿Iaacov, que huyó por orden de su madre, Rivká, ante el peligro que su hermano Esav tome venganza por lo acontecido? ¿O quizás Esav, por haber sido obstinado, engañoso, enceguecido por sus poderes y su ventaja de ser admirado por su padre Itzjak? ¿O bien sus padres, Rivká e Itzjak, que no obraron como adultos responsables en la crianza de sus hijos y el favorecer la paz entre ellos?

Un sinfín de interrogantes, aunque sabiendo que, en todo conflicto, nunca hay un solo responsable…

Iaacov y Esav se encuentran, se saludan cordialmente, se abrazan, se observan. Ambos eligen no hablar del pasado. Ambos miran el presente. Se reconocen diferentes ¿Quizás eso los ha favorecido?

Como tantos otros detalles, una frase renueva la diferencia en la postura de sus vidas: Esav le dice: “Iesh li rav”, tengo mucho; Iaacov le dice: “Iesh li hakol”, tengo todo. ¿Cuál es la diferencia? Desde la mirada de nuestros Sabios, si dice “tengo mucho” bien podría decir: “y voy por más”, Si dice: “tengo todo”, sabe bien disfrutar lo mucho que posee.

¡Cuánta enseñanza nos deja nuevamente nuestra parashá! Los vínculos o los “no-vínculos” fraternos, la capacidad de ver y vivir el presente, el vivenciar y valorar concientemente lo que poseemos. Sin duda alguna, un mensaje para renovar en cada uno de nuestros días…

 

Plegaria de Sanación

Elo-heinu veElo-hei Avoteinu veImoteinu, Ds nuestro y de nuestros patriarcas y matriarcas, Ds Eterno y Misericordioso, rezamos por el restablecimiento de …………………… quien ahora se encuentra atravesando un momento de dolencia y angustia. Concédele renovadas fuerzas y confianza, vigor y esperanza. Otorga sabiduría y habilidad suficientes a aquellos que se encuentran ayudando su curación de cuerpo y de alma. Ilumina a todos aquellos que comparten la ansiedad y sensibilidad del ser querido para que se unan con energías y amor pleno. Inspíralos con valor y con fe y concede Tu Luz Eterna y Tu Bendición de bienestar y de paz interior. Amén.

 “Recordá siempre que no hay obstáculo que el ser humano no esté preparado para sortear”