Parashat Shlaj Lejá Parashat Shlaj Lejá
B”H Viernes 1° de Julio, 2016 – 26 de Sivan, 5776 Encendido de velas de Shabat: 17:33 Hs. Finalización del Shabat: 18:33 Hs. Lectura... Parashat Shlaj Lejá

B”H

Viernes 1° de Julio, 2016 – 26 de Sivan, 5776

Encendido de velas de Shabat: 17:33 Hs.

Finalización del Shabat: 18:33 Hs.

Lectura semanal de Torá: Parashá Shlaj Lejá, Libro Bemidvar (Números)

 

“Nuestras plegarias son respondidas no cuando nos es otorgado lo que pedimos, sino cuando se nos desafía a ser lo que podemos ser” Morris Adler

 

 

Si deseas comunicarte por mail, ya sea para acercar alguna inquietud, consulta o bien hablar personalmente, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

 

Artículos de la semana

 

 

 

Israel y el mundo

Mantengámonos informado:

 

http://www.aurora-israel.co.il/

http://www.itongadol.com.ar/index.html

http://www.radiojai.com.ar/online/

Si querés escuchar una radio de Israel:   http://tun.in/seRpD

 

Materiales sobre Shoah (Holocausto)

 

Página web de Yad Vashem, http://www.yadvashem.org/yv/es/

 

Sección de lectura semanal de la Torá: Parashat Shlaj Lejá

Principales ejes

  1. Comienza con el envío de un hombre por cada tribu, para explorar la tierra Prometida (Knaán). Las vicisitudes posteriores a la exploración y las diferentes respuestas y posturas ante la posibilidad de ingresar a la Tierra Prometida.
  2. Moshé vuelve a intervenir ante la Presencia Divina, evitando que el pueblo sea castigado por su falta de fe.
  3. A raíz de las diez veces en que el pueblo desconfió y protestó ante D-s, se determina aquí que no entrarán a la Tierra Prometida salvo Caleb ben Iefuné y Iehoshúa bin Nun. [“Y vuestros hijos errarán por el desierto durante cuarenta años”] (14(33)
  4. En el último capítulo, D-s reconforta a la nueva generación presentándoles una realidad que va a cambiar y que dependerá de ellos alcanzarla. Se prescriben nuevamente las ofrendas que se llevarán a cabo cuando se hallen asentados en las tierras.
  5. La posibilidad de corregir los errores de cada uno y de la comunidad toda.
  6. La cita del párrafo referido al uso de Tzitzit, los flecos, que luego fueron colocados en cada punta del Talit. La utilización del mismo nos recuerda nuestro compromiso ante los preceptos judaicos.

 

Reflexionando con los nuestros

Les comparto lo que han escrito las seis adultas que se acercaron al estudio de Torá este Shabat pasado.

“La Parashá (Sección) de la Torá (Pentateuco) que comenzamos a leer a partir de hoy refiere, entre otros temas, al momento en el cual Moshé -tal como le pidiera Ds- debe designar un representante de cada una de las doce tribus para que fueran a explorar la Tierra Prometida, la tierra de Canaán.

Las consignas requerían que observaran cómo eran los habitantes del lugar, si el pueblo era fuerte y numeroso, si las ciudades eran abiertas o amuralladas, si la tierra era fértil y hay árboles. Les solicitó, además, que tomen un fruto de la tierra y lo traigan. Regresaron después de cuarenta días, trayendo los frutos. Fueron ante Moshé, Aharón y todo el pueblo (lo cual fue un error grave), y contaron la experiencia de manera subjetiva. De los doce representantes, diez de ellos empezaron a responder las primeras indicaciones aunque inmediatamente dijeron que no se podrá lograr, ya que los habitantes eran gigantes y más fuertes, y que ellos los devorarán. Solamente Calev ben Iefune y Ioshua bin Nun afirmaron la posibilidad de ingresar en ella, pidiendo al pueblo que no tema.

El pueblo se dejó convencer con esos dichos de los diez exploradores, murmurando así contra Moshé y Aarón, pensando en una muerte inminente. Se quejaban nuevamente ante Moshé, reclamando querer volver a Egipto. Este nuevo reclamo condujo a que todo el pueblo debiera deambular por el desierto cuarenta años, hasta que naciera una nueva generación para entrar a la Tierra Prometida”.

 

Ana Lacki: Lo que cuesta entender es la reacción que tuvo el pueblo, que rápidamente perdieron la estabilidad y se ahogaron en el mar de la desesperación. En verdad, la falencia que tuvo el pueblo fue la misma que tuvieron los exploradores: la falta de “emuná” (fe). Esta falta de fe provocó su gran desesperación, y en esa situación era imposible lograr que el pueblo entre en razones, porque quien está desesperado no puede detenerse a analizar si está actuando de manera correcta o no. Esta parashá nos da un mensaje muy poderoso a los líderes que hay entre nosotros. Nuestras palabras de desánimo influyen e impactan mucho en las personas que están bajo nuestro cargo y responsabilidad. Todo lo que sucedió con la generación del desierto fue causado por comentarios fuera de lugar, de tono y poco objetivos. Es por ello que nuestro mensaje debe ser claro. Como personas debemos tener confianza, saber que siempre hay una esperanza, una luz al final del túnel, no hay que ser obstinados, tercos, cerrados, intentando engañar a nosotros mismos y a terceros, siempre debemos tener confianza, esperanza de que todo saldrá bien así como saber que Ds estará presente aun en los momentos más difíciles de la vida.

Ana Kowadlo: Del relato surgen conflictos que podemos trasladar a nuestros días y a las relaciones humanas en general. Frente a una situación concreta, la desobediencia, la difusión del rumor, la maledicencia, son capaces de entorpecer cualquier relación humana. Los hombres, con su subjetividad pueden analizar en forma particular cualquier evento y con ello causar daño. El pueblo de Israel debió deambular por el desierto los 40 años antes de llegar e ingresar a la Tierra Prometida. Interpretaría que fue necesario este tiempo para que una generación sin mentalidad de esclavos, fuera la que finalmente ingresara a Canaán, la Tierra de Israel.

Carolina Borenstein: Siento que cada persona ve cosas distintas al resto en una misma realidad, interpretándola de acuerdo a su propia manera de ser. La objetividad desaparece porque siempre estará teñida de nuestras sensaciones, emociones, sentimientos e intereses. Creo que eso pasó con los enviados de Moshé y que aún lo seguimos repitiendo hoy en día. Hay que aprender a ceder y a consensuar para lograr un bien común.

Ketty Roguin: Primeramente, no debemos dejarnos llevar por murmuraciones de otros en la vida cotidiana, y debemos tratar de alcanzar concretar lo que es nuestro deseo, aun con esfuerzo, actuando de acuerdo a nuestras propias decisiones. Debemos mantenernos fieles a nuestros ideales.

Mónica Schijman: Siempre va a haber pujas personales, subjetividades y egos en lucha de poder. Solamente un líder que se destaque entre todos puede guiar a todo un pueblo a su destino. A través de las generaciones se mantiene vivo su espíritu de libertad, nuestro pueblo pasa su legado de generación en generación, mantiene viva su memoria, evoluciona con sus enseñanzas.

Patricia Schijman: Una de las cosas que deberíamos plantearnos, es la de saber escuchar todas las campanas, es decir, las diferentes opiniones o visión de un mismo tema. Para eso, es fundamental la educación, porque un pueblo educado puede pensar por sí mismo. Si estamos frente a versiones totalmente diferentes, tiene que haber puntos grises: ni totalmente blancos, ni totalmente negros. Una de las columnas principales del pueblo judío, a través del tiempo, es la educación, transmitir a través de las generaciones las enseñanzas de la Tora, conservar las tradiciones, sino hubiese sido imposible mantenernos unidos como pueblo en la diáspora”.

 

Plegaria

Al abandonar Tu santuario, Ds, reconocemos que donde quiera que vayamos estamos en Tu presencia

En momentos de tentación, danos fuerzas: en las horas de duda, renueva nuestra fe; en días de cansancio, danos valor.

Profundiza nuestras vidas con integridad,

Ayúdanos a vivir para que el radiante Espíritu de Tu Shabat nos dé brillo a nuestros días

Y nos conceda luz a nosotros y a todos aquellos cuyas vidas se encuentran en oscuridad

 

 

“Recordá siempre que no hay obstáculo que el ser humano

no esté preparado para sortear”