Parasha Vaishlaj Parasha Vaishlaj
B”H   Viernes de 27 de Noviembre, 2015 – 16 de Kislev, 5776 Encendido de velas de Shabat: 19:29 Hs. Finalización del Shabat: 20:31... Parasha Vaishlaj

B”H

 

Viernes de 27 de Noviembre, 2015 – 16 de Kislev, 5776

Encendido de velas de Shabat: 19:29 Hs.

Finalización del Shabat: 20:31 Hs.
Lectura semanal de Torá (Pentateuco): Parashá Vaishlaj, Bereshit (Génesis) cap.32

 

Si deseas comunicarte por mail, ya sea para acercar alguna inquietud, consulta o bien hablar personalmente, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

 

 

Parasha Vaishlaj

 

Principales ejes

 

Luego de veinte años de haber salido de su tierra, Iaacov emprende el viaje de regreso a ella, junto a su familia. Al desconocer si su hermano Esav aún guarda rencor hacia él, manda mensajeros para iniciar una reconciliación. Estos le informan que Esav avanza a su encuentro con 400 hombres armados. Con gran temor por la seguridad de su familia, Iaacov toma varias precauciones estratégicas: separa a los campamentos en previsión de una guerra, reza a Ds para que lo salve de su hermano y envía a Esav regalos para apaciguarlo.

Esa misma noche, Iaacov tiene una ensoñación donde lucha con un estilo de enviado divino (en hebreo figura la palabra “ish”, saliendo vencedor aunque, según el texto, herido en el tendón de su pierna (de ahi la prohibición para el pueblo judío de comer el nervio ciático del animal). El enviado divino vencido le anuncia que su nombre será ahora Israel, que significa: ‘el que venció tanto al hombre (en alusión a Labán), como al enviado divino (en algunos textos lo traducen que ha peleado con Ds), vale decir a lo humano y a lo sobrenatural’.

Posteriormente sale Iaacov con su familia al reencuentro de Esav inclinándose ante su hermano. Esav se conmueve y se reconcilian. Luego ambos toman distintos caminos. Iaacov se dirige a Shjem en donde adquiere tierras y levanta su tienda. También erige un altar en reconocimiento a Ds.

Un episodio doloroso sucede cuando el príncipe cananeo Shejem, rapta y viola a su hija Dina y luego sus otros hijos atacan a los hombres de ese pueblo por ser cómplices en el acto de deshonra de su hermana.

Ds ordena a Iaacov a que vaya a Bet-El y erija un altar. Allí muere Debora, la nodriza de Rivka y es enterrada. En medio del viaje, Raquel da a luz a Biniamin, segundo hijo, futuro padre de la duodécima tribu de Israel, y muere en el parto, siendo enterrada en el camino, en Bet Lejem. Iaacov construye un monumento sobre su tumba que se mantiene hasta nuestros días. Finalmente el patriarca se dirige a Hebrón donde se reune con su padre. Itzjak fallece a la edad de ciento ochenta años y sus hijos Iaacov y Esav se encuentran en su entierro. Esav con toda su familia se ubica en el monte Seir en Edom.

 

 

 

Reflexionando con los nuestros

 

“Iaacov se había quedado solo y luchó un hombre (Ish) contra él hasta el amanecer” (Cap32, ps.25).

Algunos comentaristas bíblicos señalaron que en verdad era “Ish Elo-him”, un Enviado Divino que venía a transmitir la Bendición y Revelación Divina, prometida desde la época de su abuelo, Abraham.

¿Cómo pudieron allegarse a dicha interpretación? Nos enseñan que desde el texto literal podrían tomarse en consideración dos secciones: Cuando Iaacov le pide que se le bendiga, y cuando el texto repentinamente es relatado en primera persona, diciendo: “He visto a Ds cara a cara…”.

¿Las consecuencias? La recepción de la Bendición, el cambio de su nombre, el cual será pilar para todos sus descendientes en las futuras generaciones (seremos los “hijos de Israel” –Bnei Israel, y, por último, una marca grabada en su propio cuerpo que señalará el hecho transcurrido, sumando la enseñanza y la práctica para sus generaciones venideras.

Trasladándonos desde otra mirada más actual y desafiante, posiblemente Iaacov habrá sentido mucho miedo y, como suele pasarnos frecuentemente, soñamos aquello que podría suceder.

Siguiendo esta lectura más social, ¿Cuántas son las veces en las que nos encontramos en una posición similar a la de Iaacov? Replanteos, temores, ansiedades, sentimientos de insuficiencia, entre otros, los cuales llegan a invadir nuestra paz interior, quitándonos esa necesaria seguridad y firmeza en nuestras decisiones y nuestros actos. Aunque al mismo tiempo, estos escenarios que se construyen en nuestras mentes bien podrían prepararnos y fortalecernos para sobreponernos a la adversidad por venir.

Iaacov trocó la angustia y la desesperación en fortaleza y convicción. No se paralizó, no quedó inmóvil, avanzó, enfrentó, se atrevió a fortalecerse adhiriendo a la Presencia Divina. Su resultado, la bendición. Su consecuencia, la continuidad del pueblo judío…

 

La sabiduría de nuestro pueblo

“Los desafíos de la vida son ejercicios para el alma: sacan a relucir sus poderes interiores” Rab.Schneerson