Parasha Vaigash Parasha Vaigash
B”H   Viernes de 18 de Diciembre, 2015 – 7 de Tevet, 5776 Encendido de velas de Shabat: 19:45 Hs. Finalización del Shabat: 20:49... Parasha Vaigash

B”H

 

Viernes de 18 de Diciembre, 2015 – 7 de Tevet, 5776

Encendido de velas de Shabat: 19:45 Hs.

Finalización del Shabat: 20:49 Hs.

Lectura semanal de Torá (Pentateuco): Parashá Miketz, Bereshit (Génesis) cap.44

 

Mazal tov a Joaquin y su familia

 

Si deseas comunicarte por mail, ya sea para acercar alguna inquietud, consulta o bien hablar personalmente, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

 

 

Parasha Vaigash

 

Principales ejes

 

-Iehudá intercede frente al poderoso ViceRey egipcio (Iosef) para que libre a su hermano Biniamín, poniéndose él a disposición en su lugar. También le recuerda cómo se fueron sucediendo los hechos hasta el momento presente, como para destacar la inocencia completa de todos los hermanos, y la severidad de Iosef. Como final recurso le recuerda al ministro la debilidad y cercanía de la muerte de su padre.

-Iosef ya no pudo contener sus emociones que evitaba mostrar ante sus hermanos y les confiesa quién es.

Al ver que sus hermanos se avergüenzan y temen, les da garantías de que no tomará represalias por lo ocurrido porque entiende que fue por voluntad Divina. Pide que venga su padre, Iaacov, junto a toda la familia, a quienes no ve desde hace veinte años.

-Iaacov y toda su familia y sus posesiones se mudan a Goshen.

-Ds, a través de un sueño, le anuncia a Iaacov su permiso para descender a Mitzraim, y le asegura que estará con ellos, y que en un futuro El los hará regresar con bien a su tierra prometida.

 

 

Reflexionando con los nuestros

 

¿Existe el remordimiento y el replanteo de una acción mucho tiempo después de ocurrido un hecho determinado?
Dice el texto que Iaacov mandó a sus hijos a buscar alimentos en Egipto ya que se encontraban porque había hambre en la tierra de Canaán (coincidente con la premonición de los siete años malos) y sólo allí había alimentos para adquirir.

Textualmente dice: “Descendieron los hermanos de Iosef” (y no dice, como siempre, los “hijos de Iaacov)

El Midrash enseña que así está expresado debido a que en esta ocasión ellos, hermanos de Iosef, sintieron verdaderamente el arrepentimiento y se preguntaban: “¿Cuándo tendremos la oportunidad de bajar a Egipto y traer de vuelta a nuestro hermano, Iosef, para nuestro padre?

 

¿Qué ideas podríamos extraer de este intenso Midrash?

¿Consideran que podríamos pensar en algunas situaciones cotidianas transitadas?

De encontrar similitud, ¿Qué cambio podríamos promover en nuestra propia vida?

 

La sabiduría de nuestro pueblo

“… permite que diga ahora tu siervo algo en el oído de mi señor…” (Bereshit 44:18)

Con estas palabras comienza el pedido de Iehuda (uno de sus hermanos) a Iosef.

El deseaba pedir por clemencia e indulgencia hacia él y sus hermanos y es por eso que el diálogo debía ser directo. Pero… aparentemente cada uno hablaba un idioma. Todas las conversaciones anteriores habían sido a través de un intérprete. ¿Cómo esperaba Iehuda hacerse entender ante Iosef sin alguien que tradujera?

El Gaón de Brisk dice que esta pregunta le recuerda una historia sobre el Jafetz Jaim, quien tuvo cierta vez que comparecer ante el Primer Ministro de Polonia, para pedir la anulación de un decreto del Ministerio de Educación polaco, el cual sumía en hondos problemas a todos los líderes de Torá de esa época.

Las palabras del Jafetz Jaim fluían de su cálido y puro corazón mientras hablaba en idish, al ministro. En medio de su discurso el Jafetz Jaim se emocionó mucho y comenzó a llorar. Uno de los que lo acompañaban, se levantó para traducir, pero el Primer Ministro le indicó que se quedara callado, y le dijo: “No es necesario. Aunque no entendí ni una palabra, él me ha convencido, porque sus palabras salieron del corazón”.

“Las palabras que salen del corazón, entran al corazón”. El lenguaje del corazón es comprendido en cualquier idioma. No necesita elaboración ni traducción. Fue con este lenguaje que Iehuda quiso convencer a Iosef.