Parashá Shoftim Parashá Shoftim
B”H Viernes 21 de Agosto, 2015 – 7 de Elul, 5775 Encendido de velas de Shabat: 18:07 Finalización del Shabat: 19:04 Lectura semanal de... Parashá Shoftim

B”H

Viernes 21 de Agosto, 2015 – 7 de Elul, 5775

Encendido de velas de Shabat: 18:07

Finalización del Shabat: 19:04

Lectura semanal de Torá (Pentateuco): Shoftim (Deuteronomio) Cap.16

 Charla viernes 21 de agosto, 19 hs: “Nuestro nivel de estrés en la vida cotidiana”

 Si deseas comunicarte por mail, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

 

Parashá Shoftim –Principales ejes-

a. Leyes relacionadas con el sistema judicial. Justicia, justicia perseguirás

b. Las leyes que rigen para cuando haya reyes en la tierra de Israel. Cada rey deberá escribir una Torá. No tendrán privilegios especiales sino, por el contrario, mayores obligaciones.

c. Destaca la prohibición de sacrificios humanos, la adivinación, el espiritismo y todo lo que tiene que ver con sortilegios, magia, etc. siendo esto abominación para Ds.

d. La importancia de los testigos. Debe haber al menos dos o tres testigos.

 

Reflexionando con los nuestros

 

“No perviertas (tuerzas) el juicio (la justicia), no seas parcial (no hagas favoritismos) ni aceptes soborno; pues el soborno enceguece los ojos de los sabios y distorsiona la palabra de los justos”.

Nada más actual en nuestra sociedad que estas palabras concisas que resuenan en nuestros oídos una y otra vez. ¿Acaso solamente se refiere a los gobernantes? ¿Acaso quizás sólo al ámbito forense?

Rashi interpreta “no seas parcial” como “no reconozcas rostros”. Es una advertencia al juez para que incluso durante los alegatos, no sea suave con uno y duro con el otro, o que uno esté sentado y el otro esté parado, porque cuando el tratado con dureza ve que el juez honra a su compañero, ya deja de alegar porque se considera perdido de antemano.

En verdad este versículo debería ser interpretado y sostenido en cada uno de nuestros actos cotidianos. El soborno ha ido adquiriendo diferentes figuras según las épocas. Claro está que no se refiere solamente al dinero, sino también a las ansias del poder, señalando nuestro compromiso para con la verdad y los derechos del prójimo.

La honestidad no refiere únicamente en no aprovecharse de la debilidad del otro. La honestidad también compromete nuestro diario accionar para con los nuestros, en nuestros negocios, en nuestra sociedad contemporánea.

En definitiva, como claramente nos señala el comienzo de esta sección de Torá: “Tzedek tzedek tirdof, lemáan tijié atá vezaréja; justicia y solo justicia perseguirás, para que vivas tú y tu descendencia”…

 

La sabiduría de nuestro pueblo

“Baja de tu lugar dos o tres peldaños. Es mejor que te digan que subas y no que bajes”

(Avot de Rabi Natán)