Parashá Nitzavim Parashá Nitzavim
B”H Viernes 11 de Septiembre, 2015 – 28 de Elul, 5775 Encendido de velas de Shabat: 18:21 Hs. Finalización del Shabat: 19:21 Hs. Erev... Parashá Nitzavim

B”H

Viernes 11 de Septiembre, 2015 – 28 de Elul, 5775

Encendido de velas de Shabat: 18:21 Hs.
Finalización del Shabat: 19:21 Hs.

Erev Rosh Hashaná (Vísperas de año nuevo judío): Domingo 13, 19 Hs.

Lectura semanal de Torá (Pentateuco): Nitzavim (Deuteronomio) Cap.29

 

Viernes 11 de septiembre, 19 Hs. Charla-debate:

“¿Existe el castigo Divino? Una aproximación a las ideas fundamentales de estos Iamim Noraim 5776”. Más allá de cuán creyente sea: ¿Existe el castigo y el premio proveniente de Ds? ¿Qué pasa si no he actuado como se espera? Aún más ¿Asistir a los servicios religiosos nos bastará para expiar las transgresiones y ser “inscriptos en el libro de la vida”? Nos introduciremos a estos pivotes analizando algunas Fuentes judaicas y abriendo un debate sobre qué es lo que significa “el perdón”.

 

Si deseas comunicarte por mail, ya sea para acercar alguna inquietud, consulta o bien hablar personalmente, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

 

Parashá Nitzavim –Principales ejes-

1. La totalidad del pueblo de Israel es reunida por Moshé para reafirmar el pacto de los patriarcas para ingresar a la Tierra Prometida.

2. Moshé plantea la proximidad que la Torá tiene con cada uno de nosotros, estableciendo una relación intrínseca y profunda que conlleva un camino de vida plena.

3. Es propuesto nuevamente que cada uno tiene la posibilidad de elegir tanto el camino del bien y la bendición, como el camino del mal y la maldición. Sin embargo, en este capítulo la Torá es explícita, afirmando que debemos elegir el camino del bien y de la vida, no sólo para nosotros sino también para nuestras generaciones venideras.

 

Reflexionando con los nuestros

 

“Haedóti bajem haiom et hashamáim veet haaretz, hajaím vehamávet Natati lefanéja, habrajá vehaklalá, ubajartá bajaim lemáan tijié atá vezaréja”. 30(19)

“Atestiguo hoy ante ustedes a los cielos y la tierra, la vida y la muerte Di ante ustedes, la bendición y la maldición. Y elegirás la vida para que vivas tú y tu descendencia”.

Nuevamente nuestra Torá nos renueva el gran desafío de la libre elección del camino a seguir. Sabemos bien del inicio y del final de la vida como etapas certeras. Sin embargo, estará en nuestras decisiones y elecciones cuál será el contenido y significado que le otorguemos a este camino de la vida.

Podemos elegir tanto un camino sinuoso como un camino con crisol de colores. Tenemos la posibilidad de vivir únicamente a costa del mundo material o bien tener nuestros espacios de introspección y espiritualidad.

Pero quizás ya es tarde para replanteárselo, ¿Es así?

¡De ninguna manera! Estos días son días de lo que se denominan días  de “Teshuvá”, tiempos dedicados a evaluación y prospección, tiempos para revisar nuestras acciones y omisiones, así como de construir nuevos puentes que nos acerquen a nuestro entorno.

¿Por qué cita como testigos a los cielos y la tierra?

Porque son aquellos que trascienden la vida misma del individuo

¿Por qué se incluye la palabra “haióm”?

Para recordarnos que cada vez que lo leemos, y en cada generación, en cada tiempo, esta expresión nos lo dice a cada uno de nosotros.

Por último, si bien la Torá vuelve a recordarnos el libre albedrío, en esta oportunidad lo atraviesa diciéndonos: ¡Elegí la vida! ¡vivila intensamente! ¡otorgale significado y alegría!

Esa será la mejor elección que llevaremos a cabo no sólo para nosotros, sino también para nuestros hijos y nuestros nietos…

La sabiduría de nuestro pueblo

 

En la cercanía de Rosh Hashaná, comenzaremos con algunos conceptos fundamentales de los Iamim Noraim.

 

“Lo al haléjem leebadó ijié haadám, ki al kol motzá pi Ad-nai ijié haadám”

No solamente de pan vive el hombre, pues con todo lo que sale del mandato de Ds vive el hombre”

(Deuteronomio –Devarim- cap 8, versículo 3)

“Ben Azai decía: Corre detrás de una buena acción y elude la transgresión, pues una buena acción conduce a otra, mientras que una transgresión acarrea otra. Pues la recompensa de una buena acción es otra buena acción, y el castigo por la mala acción, es otra mala acción”.

Pirkei Avot, 4:2