Parashá Ekev Parashá Ekev
  Viernes 7 de Agosto, 2015 – 23 de Menajem Av, 5775 Encendido de velas de Shabat: 17:57 Finalización del Shabat: 18:54 Lectura semanal... Parashá Ekev

 

Viernes 7 de Agosto, 2015 – 23 de Menajem Av, 5775

Encendido de velas de Shabat: 17:57
Finalización del Shabat: 18:54

Lectura semanal de Torá (Pentateuco): Ekev (Deuteronomio) Cap.7

Parashá Ekev –Principales ejes-

La importancia del cumplimiento de todos los mandamientos

Moshé describe la Tierra de Israel como una tierra de trigo, cebada, uvas, higos y rimonin (granada), una tierra de aceitunas y miel de dátiles.

Les previene de no hacerse orgullosos y pensar que lo que tendrán en la tierra de Israel es un resultado de su propio poder o vigor, sino que deben siempre recordar que fue Ds el que les dio riquezas y éxitos.

Moshé detalla los eventos ocurridos después de que fueron dichos los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí, culminando cuando bajó las segundas Tablas de la Ley en Iom Kipur.

Texto que habla sobre la recompensa (éxitos) que se le adscribirá al pueblo al cumplir los mandamientos. Esta parte fue luego incorporada como segundo párrafo de la lectura del Shemá en el Sidur (Libro de oraciones).

 

Reflexionando con los nuestros

“Y ahora, [pueblo de] Israel, ¿Qué es lo que Ad-nai tu Ds demanda de ti? Sino que: venerar [Temor reverencial] a Ad-nai, tu Ds, encaminarte por todas Sus sendas, y amarLo y servir a Ad-nai, tu Ds, con todo tu corazón y con todo tu ser. Observa los mandamientos de Ad-nai y Sus leyes -que yo te ordeno HOY – para TU BIEN”.

Así nos prescribe Moshé a través del mensaje Divino que una y otra vez resuena en nuestras Fuentes.

La claridad que tienen los párrafos del libro Devarim (deuteronomio) son más que expresivos, acercándonos a la Voluntad Divina y al sentido de la vida misma.

Irat Shamaim, la veneración al Creador, que en realidad se traduciría como el Temor Divino, es uno de los conceptos clave de nuestra cita.

Pero veamos qué dicen nuestros Líderes y Maestros de épocas pasadas:

El Rey Shlomó dijo enel libro de Mishlei (Proverbios), cap. 1,versículo7: “El principio de la sabiduría es el Temor a Ds. ¿A quién se asemeja la persona estudiosa pero que no tiene Temor (reverencial) a Ds? Al guardián de una casa que posee las llaves de las recámaras internas pero no las llaves de las puertas exteriores.¿ De qué le sirven las que tiene si no puede entrar?

En el Masejet Berajot, 33, Talmud deBabilonia, encontramos: “Todo está en poder de Ds fuera del libre albedrío, o sea que Ds dió a la persona la libertad de querer o no querer temer(reverencialmente) a Ds y de hacer su voluntad”.

Mientras que el Rambán (Najmánides) dice: “Irat Shamaim implica no cometer transgresiones, cuidando las mitzvot lo taasé (preceptos que son prohibiciones). Mientras que el amor a Ds, se refiere a las acciones y actitudes de su agrado, cumpliendo las mitzvot taasé (preceptos positivos)”.

Irat Shamaim, no implica en definitiva el terror por Su dictamen, sino que el llegar a tener conciencia del reinado de Ds y de nuestra misión en este mundo en el cual fuimos creados.

Finalmente, como se cita en el final del párrafo que compartimos en esta oportunidad: al encaminarnos por Su senda llegaremos a alcanzar nuestro propio Bien.

 

La sabiduría de nuestro pueblo

El Ba’al Shem Tov nos enseñó una idea original respecto al significado de las palabra “Ir’at Shamaim” (temor del Cielo) con un ingenioso ejemplo:

Un padre advierte a su hijo a ser cuidadoso al cruzar la calle.  Si teme que su hijo no le esté prestando atención, le avisa  que si lo ve cruzando la acera sin mirar hacia ambos lados, no le permitirá salir solo de la casa.  Cuando el padre observa que sus advertencias han sido desoídas, entonces castiga al niño tal como se lo había comunicado con antelación.  El niño cree que el padre lo está castigando por el enojo de haber desobedecido a su padre.  En el futuro se cuidará más por temor a volver a enojar a su padre y para evitar así la repetición de la mala experiencia de la punición.  Sin embargo, en realidad el que realmente “teme” es el padre, quien es conciente del riesgo de cruzar la calle sin mirar hacia los costados.  ¿Por qué?  Pues ama a su hijo y no quiere que le ocurra ningún daño.

De este mismo modo, aquello que los seres humanos podemos llegar a temer porque sentimos que nuestra mala conducta puede provocar un castigo Divino en realidad responde a una manera muy ordinaria y limitada de “ver” las cosas… (“Living each week” de Rabbi Abraham Twerski shlit”a Mesorah/Artscroll – Ekev)