JANUCA JANUCA
Desde el 25 de Kislev, festejamos durante 8 días la fiesta de Januca. Esta festividad recuerda la rebelión del Pueblo judío, encabezado por los... JANUCA

Desde el 25 de Kislev, festejamos durante 8 días la fiesta de Januca.
Esta festividad recuerda la rebelión del Pueblo judío, encabezado por los
macabeos, ante el ejercito de Grecia.

JANUCA: Fiesta del milagro de la luz

Cuando uno piensa en milagro, piensa en lo sobre-natural, aquello que es
imposible de tenerlo al alcance de la mano.
Pero cuando el milagro de la luz se transforma en fiesta, el mensaje es
otro: una invitación a ver en todo y todos aquellos que nos dan luz la
intensidad del milagro. Son los brazos de nuestros hijos que se extienden al
vernos llegar del trabajo, es el llamado amoroso de algún nieto a sus
abuelos, es el logro de haber superado una dificultad, es la manifestación
de cariño con caricias y abrazos…
El milagro aparece cuando uno puede festejar las luces que nos alumbran la
existencia.
Eso fue y es Januca. La palabra Januca significa inauguración, porque cuando
pudo volver a encenderse la luz, se reinauguró el santuario.
Así nos invita Januca a vivir esta fiesta: la capacidad de reinaugurar
nuestros espacios sagrados cuando tomamos conciencia del valor de la luz que
recibimos y que damos. Es una exhortación a abandonar la ceguera y festejar
a la luz de las emociones y los actos cotidianos, el milagro de reabrir
nuestros espacios y tiempos de santidad cada vez que tomamos contacto con
ellos.
Una a una las luces van llenando de esplendor nuestra Janukiá.
Así nos enseña Jánuca a completar con luz cada momento, paso a paso, sin
encandilarnos pero sin perder conciencia del valor de cada pequeño destello
que nos acompaña.

¡Jag Haurim Sameaj!

img_7831 img_7829