Francisco, en el Museo del Holocausto: “nunca más” Francisco, en el Museo del Holocausto: “nunca más”
El Papa, en su último día en Tierra Santa, pidió que no vuelva a darse “una monstruosidad” como fue el genocidio judío. Antes había... Francisco, en el Museo del Holocausto: “nunca más”

0El Papa, en su último día en Tierra Santa, pidió que no vuelva a darse “una monstruosidad” como fue el genocidio judío. Antes había rezado en el Muro de los Lamentos

 

El papa Francisco pidió hoy a Dios en el museo del Yad Vashen que “nunca más” permita un horror como el del holocausto, “una monstruosidad” y “un pecado” de la que los hombres deben “avergonzarse”. Francisco pronunció una sentida oración tras saludar con calidez a siete sobrevivientes de aquel genocidio, encender el fuego de la memoria y rezar ante una corona de flores que le presentaron una niña católica y un niño judío. El papa llegó al museo del Holocausto acompañado por el presidente de Israel, Simón Peres, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, tras convertirse en el primer Sumo Pntífice en visitar la tumba de Theodor Herzl, fundador del sionismo, y hacer una parada inesperada en el memorial de víctimas israelíes del terrorismo. “En este lugar, memorial de la Shoah, resuena esta pregunta de Dios: “Adán, ¿dónde estás?”. Esta pregunta contiene todo el dolor del Padre que ha perdido a su hijo”, afirmó Francisco, que fue recibido por un coro de niños que cantó una canción compuesta por una víctima del horror nazi en Bulgaria. “Ese grito: “¿Dónde estás?”, aquí, ante la tragedia inconmensurable del Holocausto, resuena como una voz que se pierde en un abismo sin fondo. Hombre, ¿dónde estás? Ya no te reconozco. ¿Quién eres, hombre? ¿En qué te has convertido? ¿Cómo has sido capaz de este horror? ¿Qué te ha hecho caer tan bajo?”, afirmó el papa, en un ambiente de profundo recogimiento. “No, este abismo no puede ser sólo obra tuya, de tus manos, de tu corazón. ¿Quién te ha corrompido? ¿Quién te ha desfigurado? ¿Quién te ha contagiado la presunción de apropiarte del bien y del mal? ¿Quién te ha convencido de que eres dios?”, dijo el papa, en un discurso alabado por periodistas israelíes. “No sólo has torturado y asesinado a tus hermanos, sino que los has ofrecido en sacrificio a ti mismo, porque te has erigido en dios. Hoy volvemos a escuchar aquí la voz de Dios: “Adán, ¿dónde estás?”, aseveró. Francisco pidió a Dios que “nos salve de esta monstruosidad”, de la que los hombres deben sentirse “deshonrados y avergonzados” por este pecado.”Acuérdate de nosotros en tu misericordia. Danos la gracia de avergonzarnos de lo que, como hombres, hemos sido capaces de hacer, de avergonzarnos de esta máxima idolatría, de haber despreciado y destruido nuestra carne, esa carne que tú modelaste del barro, que tú vivificaste con tu aliento de vida”, afirmó. ¡Nunca más, Señor, nunca más! Adán, ¿dónde estás?. Aquí estoy, Señor, con la vergüenza de lo que el hombre, creado a tu imagen y semejanza, ha sido capaz de hacer. Acuérdate de nosotros en tu misericordia”, concluyó. El acto terminó con unas palabras escritas por el pontífice en el libro de invitados y la entrega de un cuadro dibujado por un niño de trece años, quien también compuso una canción entonada hoy por el coro, antes de morir un año después en uno de los guetos de Europa. Antes de llegar al Yad Vashem, el papa se convirtió en el primer pontífice en visitar y depositar flores ante la tumba del fundador del sionismo y padre de la idea del estado de Israel, Theodor Herzl, situada en el oeste de Jerusalén. Tras el acto, criticado por movimientos palestinos, Francisco hizo una inesperada parada en el lugar dedicado a la memoria de las víctimas israelíes del terrorismo, una acción de gran simbolismo tras el asesinato este fin de semana de cuatro personas en el museo Judío de Bruselas. Rezó en el Muro de los Lamentos El papa Francisco visitó hoy el Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado del Judaísmo, situado en el corazón del casco viejo de Jerusalén, al que se acercó para dejar una oración. El Sumo Pontífice llegó al único vestigio del segundo Templo Judío, destruido por los romanos, tras visitar la explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado del Islam, que se alza sobre el lugar en el que los judíos sitúan el templo y que es el corazón del conflicto en Medio Oriente. En un discurso en dicha Explanada, el Papa llamó a la paz y la justicia y pidió a judíos, cristianos y musulmanes que abran sus corazones y su mente para entender al otro, y pidió que nadie utilice el nombre de Dios para justificar la violencia. “Mi peregrinación no sería completa si no incluyese también el encuentro con las personas y comunidades que viven en esta Tierra, y por eso, me alegro de poder estar con ustedes, amigos musulmanes”, dijo Francisco ante el gran muftí de Jerusalén, Mohamad Ahmad Husein, y otras autoridades islámicas
Leer más en http://www.eldia.com.ar/edis/20140526/Francisco-Museo-Holocausto-nunca-mas-20140526072347.htm