La Institución necesita del aporte de cada uno de los miembros de la Comunidad para desarrollar eficientemente sus múltiples e importantes actividades, que incluyen entre otras educación, culto, asistencia social y esparcimiento.

Ser socio de AMIA es participar y colaborar en la vida judía de la ciudad, significa asumir la responsabilidad de asegurar la continuidad judía.

Contáctese y consulte sobre su posible asociación.