IOM KIPUR IOM KIPUR
B”H Shabat: Viernes 29 de septiembre, 2017 – 10 de Tishrei, 5778 Encendido de velas de Shabat: 18:38 Hs. Finalización del Shabat: 19:35 Hs.... IOM KIPUR

B”H

Shabat: Viernes 29 de septiembre, 2017 – 10 de Tishrei, 5778

Encendido de velas de Shabat: 18:38 Hs.

Finalización del Shabat: 19:35 Hs.

Comienzo de Iom Kipur 5778: Viernes 29 de Septiembre al anochecer – Encendido velas: 18:38

VISPERAS DE SUCOT: Miércoles 4 de octubre, 18:42

Si deseas comunicarte por mail, ya sea para acercar alguna inquietud, consulta o bien hablar personalmente, escribe a: culto@amialaplata.org.ar

Los artículos de la semana:

IOM KIPUR

El 10 de Tishrei (mes del calendario hebreo), cuando Moisés bajó del Monte Sinaí trayendo las segundas Tablas de la Ley y el Perdón Divino para su pueblo por la transgresión producida por la construcción del becerro de oro, fue impregnado para siempre de una fuerza especial para absolver al pueblo de Israel de sus transgresiones, tanto a nivel individual como colectivamente. En la Torá (Pentateuco) se decretó, entonces, la idea de Teshuvá (Arrepentimiento, retorno, respuestas).
Iom Kipur es el último de los diez días de arrepentimiento que comienzan en Rosh Hashaná (año nuevo), y es un período durante el cual Ds se encuentra más cerca de nosotros y dispuesto a escuchar nuestros ruegos y plegarias en nuestro intento por ser cada día mejores. En Iom Kipur son perdonadas principalmente las faltas del hombre con el Creador (Las faltas cometidas con otros seres humanos no se perdonan en la Sinagoga ni con el ayuno ni con los rezos)

Tres son los pasos de la verdadera Teshuvá

1) reconocer la transgresión realizada.
2) confesar verbalmente la transgresión en un diálogo sincero con el Creador: “Ds, yo erré, transgredí e hice el mal delante de Ti… He aquí que me arrepiento…y no volveré a hacerlo”. (Hiljot Teshuvá 1:1, Maimónides).

3) Aceptar el compromiso de no incurrir en la misma transgresión bajo circunstancias similares.
Pero cabe recordar que en IOM KIPUR sólo se perdonan las transgresiones realizadas para con el Creador, NO los cometidos ante el prójimo. Es nuestro deber promover un clima de armonía con nuestros semejantes, por eso antes de Iom Kipur nos disculpamos con nuestros amigos, familiares, conocidos, y en general a toda persona a la que pudiésemos haber dañado, agraviado o herido en algún momento.
Así como es una mitzvá (Mandamiento) ayunar en Iom Kipur, así también es una mitzvá comer y beber en abundancia en la víspera de este día.

Nuestros Sabios afirman que tiene tanto valor la comida previa como el propio ayuno, a tal punto que está escrito que con esa comida Ds considera como si se hubieran realizado dos ayunos, pues por cuanto no se puede honrar este día tan sagrado mediante un banquete, lo hacemos el día anterior.
En lugar de enfocarnos en lo físico, como en el resto del año, ese día nos concentramos en lo que realmente cuenta en la vida, perfeccionar nuestra alma y acercarnos más al Creador.
Hay cinco prohibiciones básicas en Iom Kipur que limitan nuestro mundo físico y nos facilita elevarnos en lo espiritual. En Iom Kipur uno se debe abstener de: comer y beber, bañarse, untarse con cosméticos y cremas, mantener relaciones conyugales y calzar zapatos de cuero.

En Iom Kipur reafirmamos nuestra condición humana, siendo seres finitos, y necesitando revisar nuestros actos para poder ser inscriptos en el Libro de la Vida, y para que nosotros mismos nos sigamos inscribiendo en el Libro de la Vida.

——————-

El poeta israelí Yehuda Amijai (1924-2000) recibió varios premios, incluyendo el honor más alto, el Premio Israel.  Nacido en Alemania, emigró a Palestina en 1936.
El trabajo de Amijai ha sido traducido a treinta y siete idiomas, incluyendo el chino, el estonio y el albano.  Los dos poemas que siguen son apropiados para este tiempo de introspección. 

Un hombre en su vida

Un hombre no tiene tiempo en su vida de tener tiempo para todo.
No tiene suficiente tiempo para tenerlo para cada propósito. 

Eclesiastés  se equivocó en eso.
Un hombre necesita amar y odiar en el mismo momento,
reír y llorar con los mismos ojos,
con las mismas manos recoger piedras y tirarlas,
hacer el amor en la guerra y la guerra en el amor.
Y odiar y perdonar y recordar y olvidar,
arreglar y  confundir, comer y digerir lo que la historia
toma años y más años en hacer.

Un hombre no tiene tiempo.
Cuando pierde busca, cuando encuentra,
olvida, cuando olvida ama, cuando ama comienza a olvidar.
Y su alma es avezada, su alma es muy profesional.
Sólo su cuerpo permanece siempre un aficionado. 

Prueba y falla, se confunde, no aprende nada,
borracho y ciego en sus placeres y sus dolores.

Morirá como los higos mueren en otoño,
Marchito y engreído y dulce,
las hojas volviéndose secas sobre el suelo,
las ramas desnudas apuntando hacia el lugar
donde hay tiempo para todo.

 

“La fe en el Ds viviente no es fácil de lograr. Si hubiera sido posible probar Su existencia más allá de toda discusión, el ateísmo hubiese sido refutado como un error desde hace mucho tiempo.

Si hubiera sido posible despertar en cada persona, el poder de contestar a su pregunta última, los grandes profetas lo hubieran logrado desde hace mucho tiempo”.  Marshall T. Mayer Z”L

La sabiduría de nuestro pueblo

De todas las transgresiones hechas contra el Creador serán perdonadas en Iom Kipur, mas las transgresiones contra el prójimo NO son perdonadas hasta que no lo consiente el prójimo. (Iomá 8:9)

Plegaria de Sanación

Elo-heinu veElo-hei Avoteinu veImoteinu, Ds nuestro y de nuestros patriarcas y matriarcas, Ds Eterno y Misericordioso, rezamos por el restablecimiento de …………………… quien ahora se encuentra atravesando un momento de dolencia y angustia. Concédele renovadas fuerzas y confianza, vigor y esperanza. Otorga sabiduría y habilidad suficientes a aquellos que se encuentran ayudando su curación de cuerpo y de alma. Ilumina a todos aquellos que comparten la ansiedad y sensibilidad del ser querido para que se unan con energías y amor pleno. Inspíralos con valor y con fe y concede Tu Luz Eterna y Tu Bendición de bienestar y de paz interior. Amén.

 “Recordá siempre que no hay obstáculo que el ser humano no esté preparado para sortear”